Actualmente, se está disputando el campeonato europeo de fútbol de selecciones. Se trata de uno de los acontecimientos deportivos de la temporada y, realmente, se están cumpliendo las expectativas. La primera fase de la competición, que corresponde a la fase de grupos, nos ha ofrecido algunos choques vibrantes.

El rendimiento actual de los jugadores ha tenido una incidencia en las apuestas de futbol online, ya que todos los focos están colocados sobre los nombres más en forma del torneo. Todo un espectáculo para el espectador neutral, que ha podido disfrutar de partidos de buen juego. Como si del final del curso se tratase, es el momento de poner nota a los protagonistas. Vamos a enumerar a cuatro jugadores, dos por su buen rendimiento y dos por su bajo impacto en el juego. Empezaremos por el lado positivo.

Nico Williams, una de las grandes esperanzas para la España del futuro

El Athletic Club es un equipo conocido por su buen hacer en el fútbol formativo. Por el mítico estadio de San Mamés, han pasado algunos de los mejores jugadores del balompié español. Año tras año, compite al máximo nivel con una columna vertebral conformada por jugadores de la casa. Es el caso de Nico Williams, una de las grandes revelaciones en el Europeo.

El jugador español cumple con la imagen del extremo clásico. Ágil, con desborde y contundente de cara a portería. Lo tendrán difícil en Bilbao para conservar al hermano menor de los Williams; el FC Barcelona intentará su incorporación, y en el campeonato europeo se está consagrando como una estrella mundial.

Pepe, un viejo rockero incombustible

Hay que ponerse de pie para hablar de Pepe. El central, de 41 años, está haciendo bueno aquel dicho que deja entrever que la edad es únicamente un número. Es una de las almas de Portugal, y está liderando con pies de plomo la zaga lusitana.

Contundente en el uno contra uno, expeditivo en defensa y con buen criterio en la salida del balón. Ya cuajó una gran temporada este curso en el Oporto, pero lo que está haciendo en la Eurocopa es digno de mención.

Nadie diría que es el jugador de más edad en disputar nunca una fase final del torneo europeo. ¡Por muchos años más!

Bellingham, dubitativo en la fase de grupos

La Inglaterra de Gareth Southgate ha sido una de las decepciones en la primera fase del campeonato. No ha conseguido vehicular el juego que se espera de sus pupilos. El combinado inglés era uno de los equipos que todo el mundo tenía en su lista para seguir. Y si centramos aún más el foco en los nombres propios, Jude Bellingham tampoco ha ofrecido todo lo que se le intuía.

Errático en la salida del balón y con poca determinación en portería. Es cierto que en los octavos de fin consiguió un gol que clasificó a su equipo para cuartos, pero en los partidos previos todavía se le espera. El jugador quizás está acusando la exigencia que le ha demandado el Real Madrid, en el que fue una de las piezas más destacadas. Campeón de Liga y de Champions League, se le tiene que pedir más a uno de los ‘cracks’ más rutilantes de la galaxia futbolística. Tendrá más oportunidades para hacerlo.

estadio olimpico

Cristiano Ronaldo, la cara B de Portugal

Antes hemos escrito sobre la situación de Pepe, un jugador que no aparenta futbolísticamente la edad que consta en su acta de nacimiento. El caso opuesto lo personifica Cristiano Ronaldo. El astro portugués está jugando actualmente en una liga de menor nivel como es la saudí y, en el Europeo, este hecho se está acusando aún más.

El delantero muestra un comportamiento ansioso sobre el terreno de juego, aunque sí que es verdad que fue capaz de ceder una asistencia que lo convirtió en el máximo asistente histórico. Pero su despliegue sobre el césped no está a la altura de su rendimiento habitual. Y es normal, se trata de un futbolista explosivo que basa la mayoría de su juego en la potencia física.

Cuando empieza el declive, hay que acompañar la curva con el talento, y el delantero no lo está sabiendo administrar correctamente. Era una de las grandes esperanzas del equipo, pero se está llegando a cuestionar incluso la idoneidad de que siga ocupando una posición de privilegio en el combinado nacional portugués. Este será seguramente su último gran torneo. Eso sí, Mr. Champions, gracias por tantas tardes de glori